DOCUMENTOS


FUENTES ÁRABES SOBRE MAYRIT

Siglo X

Ahmad al Razi (geógrafo, 888-955): Descripción de al-Andalus (tratado geográfico)

«En sus territorios [se refiere al distrito de Guadalajara] hay muchos castillos y ciudades, como el castillo de Madrid; otro el de Castejón [de Henares], y otro el llamado de Atienza, que es el más fuerte de este distrito».

Siglo XI

Ibn al-Faradi (historiador, Córdoba 962-1012): Tarij ulama al-Andalus

[Acerca de Yassas “el Asceta”, originario del norte de África] «Abd al-Rahman b. Jalaf al-Tuyibi al-Tagri [personaje oriundo de Uclés, pero residente en Madrid, que nació en junio de 925] nos informó que le oyó transmitir el Libro del Ascetismo de Yumn b. Rizq en Madrid».

[Sobre Muhammad b. Hunayn] «Era de Écija […]. Estaba entregado a estudiar las traducciones del Profeta […]. Después del viaje de peregrinación se dirigió a la frontera, como morabito, muriendo en Madrid, sin que se recuerde en qué año [ha de situarse en pleno siglo X]».

Ibn Hayyan (historiador, Córdoba 987/88-1076): Kitab al-muqtabis fita aij al-Andalus (crónica)

- Tomo II:
«A Muhammad [I], del tiempo de su reinado se le deben hermosas obras, muchas gestas, grandes triunfos y total cuidado por el bienestar de los musulmanes, preocupándose por sus fronteras, guardando sus brechas, consolidando sus lugares extremos y atendiendo sus necesidades. Él fue quién ordenó construir el castillo de Esteras, para [guardar] las cosechas de Medinaceli, encontrándose en su lado noroeste. Y él fue quien, para las gentes de la frontera de Toledo, construyó [bana] el castillo de Talamanca, y el castillo [hisn] de Madrid [Mayrit] y el castillo de Peñafora. Con frecuencia recababa noticias de las marcas y atendía a lo que en ellas ocurría, enviando a personas de su confianza para comprobar que se hallaban bien».

- Tomo II:
«Rivalizando dentro de la ciudadela [los toledanos, en la sublevación de Toledo del año 871] por lograr el mando, matándose continuamente unos a otros […], y en esta situación mataron a su jefe Muhammad, conocido por Ibn Balus, que era de ellos y habían solicitado al Poder [de Córdoba] que le nombrara amil sobre ellos, rigiéndose así un tiempo, hasta que saltaron sobre él y le dieron muerte, desterrando a su compañero Masuna a Madrid, donde le mató Ubayd Allah b. Salim, que envió su cabeza al emir Muhammad de Córdoba».

- Tomo V:
[Gobernadores año 929-930] «Madrid: Abd Allah b. Muhammad b. Abd Allah».
[Gobernadores año 937] «Ahmad b. Umar lo fue [destituido] de la Marca de Madrid a favor de Ahmad b. Abd Allah b. Abi Isa [de la ilustre familia cordobesa de los Banu Abi Isa] en rabi II [16 de febrero-16 de marzo 937], quien cayó heroicamente en yumada II [16 de marzo-14 de mayo 937], sustituyéndole en el gobierno de aquella Marca en la misma fecha Muhammad b. Ali».
[Gobernadores año 939-940] «Said b. Mayma [fue destituido] de la ciudad [madina] de Madrid a favor de al-Fath b. Yahya».

 - Tomo V:
[Refiriéndose a una serie de triunfos que lograron los musulmanes contra los cristianos en el verano del año 936] «También este año tuvo lugar la victoria de los madrileños y sus adheridos de la Marca inferior contra los infieles, enemigos de Dios, a quienes Él deje malparados, distinguiéndose en la lid el caíd de Madrid Abu Umar».

Ibn Hazm (polígrafo, Córdoba 994-1064): Naqt al-arus fi tawarij al-julafa (crónica)

[Sobre una rebelión ocurrida en las primeras décadas del siglo XI] «A propósito de los que pretendieron el califato y no tuvieron éxito […] [entre ellos se cuenta] Ubayd Allah ibn al-Mahdi, [que] se rebeló contra [el califa] al-Mustakfi en Madrid, pero fue combatido y muerto. Dice Abu Muhammad [Ibn Hazm]: lo que sabemos con certeza es que [el rebelde mencionado] no fue verdaderamente Ubayd Allah ibn al-Mahdi, sino un esclavo de al-Attar, conocido por al-Fashid [el Elocuente] que trató de hacerse pasar por Ubay Allah».

Una crónica anónima de Abd al Rahman III al-Nasir (resumen del Muqtabis de Ibn Hayyan):

«En este año [febrero 929-febrero 930] fueron nombrados gobernadores: [...] 'Abd Allah ibn Muhammad ibn 'Ubayd Allah para Madrid»

Siglo XII

Al Idrisi (geógrafo, Ceuta 1100 - Palermo 1164/65): Nuzhat al-mustaq

[Refiriéndose a los territorios dependientes de Toledo] «Y al pie del monte está Madrid, ciudad pequeña y fortaleza bien defendida y próspera, que en tiempos del Islam tenía una mezquita aljama donde regularmente se pronunciaba el sermón [del viernes]».
[Refiriéndose al encuadre administrativo de la ciudad en pleno siglo XII] «Después la [provincia] de las Sierras, que comprende Talavera, Toledo, Madrid, Alfamín, Guadalajara, Uclés, Huete».

Ibn Bassam (historiador, Santarem m.1147-48): Al Dajira fi Maxim ahl al-yazira (compilación geográfica-histórica)

[Acerca de las querellas entre taifas, banderías y territorios andalusíes en el siglo XI] «Hasta que murió Ibn Mugit, cabecilla [de los sublevados toledanos contra el régulo al-Qadir], sus hijos finalmente volvieron [de Castilla] y saltaron en rebeldía sobre la ciudad de Madrid [madinat Mayrit], juntándoseles los lobos de los conflictos y las moscas de la codicia».

[Versos del visir y secretario Abu l-Jatab sobre el partido que tomaron los madrileños contra el régulo toledano y a favor del de Badajoz, al-Mutawakkil] «Hirsutos, allá se dirigieron, a Madrid, como águilas de presa abatiéndose desde cima elevada […]. Al ver Madrid tu rostro, salió sumiso servidor hacia tu fuerte poderío. Extendieron la palma de la paz, cuyo dueño tú eres, y se acogieron a pactos y convenios».

Ibn Baskuwal (1101-1183). Kitab al-sila fita’rij a’immat al-Andalus

[Sobre Abu l-Mutarrif Abd al-Rahman b. Abd Allah b. Hammad] «Era de Madrid [...]. Merece confianza todo lo que transmitió, y era hombre virtuoso, piadoso, modesto y casto […]. Murió […] en safar 407 [julio-agosto 1016], a los 77 años».

[Sobre su hijo Abu Yaqub Yusuf] «Era de Madrid […]. Transmitió de su padre todo lo que le transmitió […]. Viajó a Oriente y peregrinó […]. Mucha gente estudió con él […]. Murió, tenga Dios piedad de él, en Madrid, el año 473 [1080-81]. Había nacido en 395 [1004-05]».

[Sobre Yunus b. Ahmad b. Yunus al-Azadi] «Era llamado Ibn Chueco […]. Toledano […]. Era bueno y virtuoso. Su principal dedicación eran los hadices sobre ascetismo y puntos sutiles. Era experto en cuestiones jurídicas […]. Murió en Madrid, en rabí I 474 [agosto 1081]».

Siglo XIII

Abd al Wahid al Marrakusi (Marraquech 1185-1228): Al muyib fi taljis ajbar al-Magrib (compilación geográfica-histórica)

Menciona las ciudades (mudun) «de Toledo, Cuenca, Uclés, Talavera, Maqueda, Madrid [Masrit], Huete, Ávila y Segovia, de todas ellas las cuales se apoderó Alfonso [VI] -maldígale Dios-, llamándose ese territorio Castilla».

Yaqut (geógrafo, 1179-1229): Muyam al-Guidan

Artículo sobre Mayrit: «Es el nombre de un pueblo [balda] de al-Andalus».

Artículo sobre Mahrit: «Es una ciudad [madina] de Guadalajara: ordenó construirla [el emir] Muhammad b. Abd al-Rahman».

Ibn Said (polígrafo, m.1286): Al Mugrib fi hula al-Magrib

El capítulo sobre la ciudad de Madrid [madinat Mayrit] se titula Libro de la emulación sobre el ornato de la ciudad de Madrid, y sólo dice que «es uno de los distritos de Toledo, al que pertenece».

Siglo XIV

Ibn Abd al Malik al Marrakusi (biógrafo, m.1303-04): Al-Dayl wa l- takmila (repertorio biográfico)

[Acerca de Ahmad b. Abd Allah b. Yahya, personaje cordobés miembro de una ilustre familia de origen beréber, sobresaliente en la lengua árabe y buen poeta] «Abd al-Rahman [III] al-Nasir le nombró gobernador del castillo de Madrid [hisn Mayrit] en dos ocasiones; en la postrera de ellas algareó [el territorio cristiano] y logró botín, mas le salió al paso la caballería enemiga cuando ya volvía, y cayó mártir junto con otros dieciocho musulmanes. Su cadáver fue llevado a Toledo [o Talamanca], donde fue enterrado, el año 935-36».

Ibn Idari (compilador magrebí): Al Bayan al-mugrib ajbar muluza al-Andalus (historia del Magreb y de al-Andalus escrita h. 1306)

[Refiriéndose al episodio protagonizado por el general Galib y al-Mansur, hayib de Hisam II, aliados contra el hayib Yafar; en esta algara fue tomado el castillo de Mula] «Salió [Almanzor] con la aceifa el día de la ruptura del ayuno del año 366 [23 de mayo de 977] y se reunió con Galib en la ciudad de Madrid [madinat Mayrit]».

[Acerca de la tercera y última campaña del califa almohade Abu Yaqub Yusuf al-Mansur en la Península Ibérica, en 1197] «Luego llegaron noticias de que el infiel [conde] barcelonés ayudaba a Alfonso [VIII] con hombres y guerreros, que estaban en el castillo de Madrid [hisn Mayrit] ora avanzando ora retrocediendo […]. Al-Mansur se dirigió contra ellos, con la firmeza de quién fía en el Altísimo […]. Así tuvieron los musulmanes a la vista del citado castillo [de Madrid], lo rodearon como el halo rodea a la luna llena y multiplicaron sus preces, jaculatorias y alabanzas al Altísimo [..]. Y en eso se dispersaron las huestes de Alfonso, le dejaron sus aliados y se acogió a sus montañas, con su pesares y temores. Cuando al-Mansur logró [obtener] en contra del castillo de Madrid más de lo que en sus propósitos había esperado […], dispuso su marcha hacia el este, desde el castillo de Madrid hacia Guadalajara».

Al Watwat (Egipto, 1235-1318): Extraits inédits relatifs au Maghreb

[Refiriéndose a los distritos de Toledo] «Talavera […], Oreto, Los Pedroches con numerosos enclaves de población beréber, el monte de los Baranis […], Talamanca, Salamanca, Magán […], Madrid, Guadalajara […], Aksuniya, Ávila, Segovia».

Ibn Abi Zar (compilador, m. Fez 1310-1320): Kitab al-anis al-mutrib bi- zaw al-qirtas fi ajbar muluk al-Magrib (crónica magrebí)

«En el año 503 [1109] cruzó el emir Ali b. Yusuf a Al-Andalus con propósito de cumplir con la guerra santa. Pasó desde Ceuta el 15 de muharam de dicho año [sábado 14 de agosto de 1109] con numerosas tropas de más de cien mil jinetes y llegó a Córdoba, parando en ella un mes. Partió de allí en algazúa hacia la ciudad de Talavera, y la tomó por la fuerza con la espada y tomó [además] en los alfoces de Toledo veintisiete castillos y tomó Madrid y Guadalajara, y llegó a Toledo y le puso asedio durante un mes y taló sus frutos y les causó gran estrago; tras subyugarla tornó a Córdoba».

«Entró luego el año 592 [1196, califa almohade Abu Yaqub Yusuf al- Mansur] y en él emprendió el Emir de los Creyentes su tercer algazúa; tomó Calatrava y Guadalajara y Madrid y Yabal Sulayman y Uclés y muchos de los alfoces de Toledo, donde se hallaba [el rey] Alfonso [VIII] y allí le cercó […]. Partió luego de allí a la ciudad de Talamanca y entró en ella por la fuerza de la espada […]. Tras tomar muchos castillos y tomar Albafat y Trujillo, volvió a Sevilla, donde entró a comienzos de safar del 593 [diciembre de 1196]».

[En tiempo del emir benimerín Abu Yusuf, que pasó el estrecho en el verano de 1282 para realizar la llamada “expedición de Talavera”, en ayuda de Alfonso X contra su hijo Sancho, alzado contra él] «Envió [el emir] destacamentos contra Jaén y destruyó sus cosechas, y a continuación el emir de los musulmanes se dirigió a los alfoces de Toledo, matando, cautivando, destruyendo cultivos y castillos, hasta llegar a Madrid, perteneciente a los alfoces de Toledo; estaban ya llenas las manos de los musulmanes de cautivos y botín, que por esta razón se tornó a Algeciras [noviembre de 1282]».

Al Umari (historiador, Damasco 1301-1349): Masalik al-absar (enciclopedia geográfica)

«Los montes de Toledo contienen también minas de hierro y cobre. Entre las dependencias de esta ciudad se halla Madrid, pequeña ciudad fortificada, provista de una fortaleza; tuvo en tiempos del Islam una mezquita principal donde regularmente se pronunciaba el sermón [del viernes]».

Ibn Jaldun (historiador, Túnez 1332-1406): Kitab al ibar

«Llegándole noticias de que el señor de Barcelona ayudaba a su hijo Alfonso con sus tropas, y que todos ellos se encontraban en el castillo de Madrid [hisn Mayrit], [el califa almohade Abu Yaqub Yusuf al-Mansur, expedición contra Toledo en 1197] marchó contra ellos».

«Don Sancho se sublevó contra su padre, el rey cristiano, en ruego del cual, el emir Abu Yusuf pasó a España por tercera vez […]. Acompañado del rey, su protegido, el sultán meriní [Abu Yusuf] invadió el país del enemigo y puso sitio a Córdoba, villa en la que Sancho estaba enfermo con sus partidarios […]. Desde allí avanzó hacia el castillo de Madrid [hisn Mayrit] en el extremo fronterizo; llenas las manos de los musulmanes y resultándoles exiguo el campamento de tanto ganado [como habían cogido], se tornó [el sultán] a Algeciras [noviembre 1282]».

Una descripción anónima de al-Andalus (compilación de finales siglo XIV)

«En los alfoces de Toledo se encuentra la ciudad [madinat] de Madrid, de mediana importancia, pero muy bien fortificada. La fundó [bana-ha] el imán Muhammad b. Abd al.Rahman al-Awsat. Hay en Madrid una tierra magnífica con la que se fabrican unas ollas que se emplean en cocina durante veinte años sin que se estropeen y que, además, protegen los alimentos contra cualquier alteración en los días de verano».

«Bajo su jurisdicción [de Madinat al-Faray, Guadalajara] se encuentran numerosas ciudades y castillos, como, por ejemplo, las ciudades de Madrid, Talamanca, Maqueda, Anisa y Buya».

Siglo XV

Al Himyari (geógrafo, m.1494-95): Al Rawd al-mitar (diccionario geográfico escrito en 1461)

[Refiriéndose a Madrid] «Ciudad notable [madina sarifa] de al-Andalus. La construyó [bana-ha] el emir Muhammad b. Abd al-Rahman. Desde Madrid al Puente de Yaqu, al extremo del dominio del Islam, hay treinta y una millas. Existe en Madrid una tierra con la que se fabrican ollas, que pueden usarse sobre el fuego durante veinte años sin que se quiebren ni se corrompa por el calor ni por el frío lo que en ellas se cocina. El castillo [hisn] de Madrid cuenta entre los castillos importantes y es una de las construcciones del emir Muhammad b. Abd al-Rahman. Ibn Hayyan en su Historia menciona el foso exterior de la muralla de Madrid, y dice: ‘se encontró en él una tumba con un esqueleto gigantesco, cuya longitud era de 51 codos, es decir 102 palmos, desde la punta de la cabeza a la de los pies. Se confirmó la veracidad de esto por un comunicado del cadí de Madrid, que fue en persona a verlo, junto con sus testigos oficiales, y notificó que el volumen de su caja craneana alcanzaría ocho arrobas, más o menos’. Es Madrid una ciudad pequeña [madina sagira] y una fortaleza bien defendida. Tuvo en tiempos del Islam una mezquita aljama donde regularmente se pronunciada el sermón [del viernes]».

«Volvió triunfador a Sevilla [el califa almohade Abu Yaqub Yusuf al- Mansur, tras la victoria de Alarcos en 1195] y [allí] permaneció un tiempo; luego hizo una expedición hacia el norte y cercó Trujillo y Maqueda y los asoló; partió luego en alarde contra Toledo, lanzando algaras contra ella; asedió luego Madrid y emprendió el regreso».

«En una alquería, a diez millas de Toledo, en el camino de Madrid, hay un pozo famoso, pues al beber de su agua se desprenden las sangujuelas [que pueda llevar] bien un hombre, una acémila o cualquier otro [ser]».


FUEROS

Peñafiel, 24-julio-1222. Fueros «honestos y útiles» dados a Madrid por Fernando III:

«Cum itaque Concilium de Madrid auo meo regi Alfonso inclite recordationis, et famosissimo Imperatori, necnon et auunculo meo regi Henrico, et michi circa principium regni mei, et circa progressum in ómnibus quecumque uolui, semper fideliter et deuote adhesserit, etuariis seruiciis sine intermissione me sibi obligauerit, tot et tam bona seruitia non decuit maiestatem regiam sine remunerationis gratia pertransire. Ea propt c r e g o Ferrandus , Dei gra., Rex Toleti et Castelle una cum uxore mea Beatrice regina, et cum filio meo infante Alfonso, ex assensu et beneplácito dne. Berengarie regine, genitricis mee, et de consilio magnatum meorum, ut ura. inconcussa fidelitas perhennis remunerationis testimonio glorietur, uobis duximus foros honestos et útiles concedendos, quibus motu propio, non ad instantiam nec ad petitionem uram. sed supradictis et multis aliis sepe et sepius mutuatus (que indecens erat maiestatem regiam irremunerata relinquere) foris duxi uos dignum sequentibus insignire».

Sevilla, 22-marzo-1262. Privilegio de Alfonso X, otorgando a Madrid el Fuero Real:

«Sepan quantos este priuilegio uieren e oyeren, cuemo nos don Afonso, por la gracia de Dios Rey de Castiella (...), Por que fallamos que la uilla de Madrit non hauien fuero complido porque se iudgassen assi como deuien, e por esta razón venien muchas dubdas e muchas contiendas, e muchas enemistades; e la iusticia non se cumplie assí como deuie: E nos queriendo sacar todos estos dannos, Dámosles e otorgárnosles aquel fuero que nos fiziemos con conseio de nra. Corte, escripto en libro, e seellado con nro. seello de plomo, quelo ayan el conceio de Madrit, tan bien de uilla como de aldeas, porque se yudguen comunalmientre por el en todas cosas pora siempre iamas, ellos e los que dellos vinieren».

Burgos, 27-octubre-1272. Privilegio de Alfonso X confirmando el Fuero viejo madrileño:

«Sepan quantos este Priuilegio uieren e oyeren como nos Don Alfonso por la gracia de Dios Rey de Castiella (...), Por muchos seruicios que de caualleros e el conceio de Madrit fizieron a nuestro linage e a nos, e auemos esperanza que nos faran da qui adelante, e por fazerles bien e merced: Damos les e otorgamos les el ffuero de los priuilegios e las franquezas que les dieron el Rey don Ferrando nuestro padre, e el Rey don Alfonso nuestro visauuelo, e los otros Reyes, e los buenos usos e las buenas costumbres que entonce auien, que lo ayan todo bien e complidamientre pora siempre, assi como en el tiempo que meior lo ouieron: E sobre todo esto por les fazer mas de bien e mas de merced e mas de onrra; e porque puedan meior seruir a nos e a los otros Reyes que fueren despues de nos: Otorgamos les todas las franquezas e todas las onrras e todos los bienes que les nos diemos por nuestros priuilegios e por nuestras cartas que lo ayan todo pora siempre bien e complidamientre».

Madrid, 2-mayo-1339. Ordenamiento de Alfonso XI disponiendo la observancia del Fuero Real:

«El muy noble e muy alto sennor rrey don Alffonso, estando en madrit porque fallo que era grant mengua en la iusticia de y de madrit por el fuero vieio, que auien mandado llamar ante si alos caualleros e ommes bonos de madrit e dixo les que bien sabien commo por el priuillegio que ellos auien del rrey don Alffonso en rrazon de la franqueza de la caualleria, les diera el fuero de las leyes para que se iuzgassen e queporque del non vsauan que se perezia la iustizia e que recebia ende grant danno la tierra. Et por ende que el por el lugar que tenie de Dios para complir la iustizia, que tenia que lo debia emendar, et que quería que daqui adelante que non pasasse assi (...). Et luego el dicho sennor veyendo que por el fuero de las leyes seria meior guardado el estado de la iustizia, e la uilla de madrit e sus aldeas meior pobladas e meior guardadas touo por bien que ouiessen el fuero de las leyes e mando que daqui adelante que se juzgassen e uiuiessen por el e non por otro ninguno sso pena dé los cuerpos e de quanto an».